DELETRAS

Deletras

Soy traductora jurada, freelance. A principios de 2011 terminé un periodo de doce años de intensísimo trabajo para el Estado, como revisora de textos legislativos, con disponibilidad absoluta, viajando siempre con el portátil  a cuestas.

Durante ese periodo, además de criar a mis pollitos, estuve aprendiendo pintura románica y de iconos bizantinos, que había empezado para perfeccionar la iluminación de miniaturas en caligrafía, pero que me fue conquistando sin remedio.

Y un día Mónica nos buscó a Belcha y a mí: las tres somos antiguas alumnas de la Asociación Española de Caligrafía. Nos empezamos a reunir algunas tardes para escribir, hacer origami, recortar, pegar… y poco a poco pensamos que teníamos que compartir todo lo que nos hacía disfrutar.

Podéis ver sobre nosotras aquí 

 

deletras

1-¿De donde salió la idea de montar Deletras?

Ya existía como despacho de traducción: lo que hemos hecho es aprovechar la estructura, la web y reconvertir la biblioteca en taller.

2-¿Por qué decidiste poner ese nombre?

Deletras lleva 15 años registrado como marca y nombre comercial de mi despacho de traducción. Pensamos que no había que buscar otro para nuestra caligrafía, ¡es perfecto!

3-¿En que momento te diste cuenta que tu idea podía ser una BUENA IDEA?

Mirando afuera, como casi siempre. Sólo hay que asomarse a internet y ver cuánta afición hay en todo el mundo. Es un oficio milenario que ha hecho avanzar la cultura como nigún otro. Hoy podemos disfrutarlo como hobby, sin rompernos la espalda como los monjes medievales.

4- ¿En momento de bajón ¿que te anima a seguir?

Simplemente seguir. Si le hiciera caso a mis bajones, creo que ni me limpiaría las gafitas. Y ahora en serio: el entusiasmo de Mónica y la maestría de Belcha son dos regalos que me ha dado la vida, y hago todo lo posible por honrarlos como se merecen.

5-¿Qué esperas de Deletras para el 2013?

Asentar lo que hemos hecho este último año. Darle continuidad, visibilidad. Que quien quiera disfrutar de la escritura sepa por dónde empezar.

Tenemos mucha ilusión en nuestra colaboración con InvitArte, artífices de las invitaciones de boda más bonitas del país. Vamos a enseñar a las novias a escribir sus propios sobres.

6-¿Cuál ha sido el mejor piropo que han dicho de tu trabajo?

Los piropos me abruman, no los soporto. Pero el silencio que se hace a veces mientras damos el taller, esa serenidad, esa introspección, ese respirar despacio de varias personas a la vez, concentradas en un arte que amo tanto… eso no tiene precio.

Acerca de tus talleres:

7-¿Cómo animarías a alguien a que hiciera uno de tus talleres?

Queremos recuperar el placer de escribir a mano. Escribir sabemos todos, pero hemos olvidado cuánto se puede disfrutar.

Un aspecto primordial de la caligrafía es el terapéutico: es auténtica meditación. Exige concentración, limpieza, disciplina, paciencia, luchar con el umbral de frustración. Puede que no sean valores muy apreciados hoy en día, pero quien los cultiva tiene más recursos para enfrentarse al mundo.

Una vez que dominas la bella escritura, las posibilidades son infinitas. Si eres un manitas de cualquier “especie”, seguro que te gusta regalar tus obras. Y con una nota caligrafiada causarán una excelente primera impresión.

Puedes ir tan lejos como quieras: nosotras te podemos enseñar cómo mejorar tu propia letra para hacer etiquetas, carteles o invitaciones o revelarte los secretos de los alfabetos más antiguos.

8-¿Qué taller te gustaría recibir y que todavía no has podido hacer o no has encontrado?

Decoupage o fabricar pantallas de lámparas. Me gustaría aplicar la caligrafía a objetos tridimensionales.

Para conocerte mejor:

 Nos recomiendas

Por si alguien no los conoce, son verdaderas joyas.

UN LIBRO: El Arte de la Prudencia, de Baltasar Gracián. Me lo regaló mi padre al cumplir los 14, y sigue en mi mesilla.

UNA CANCION: Father and Son, de Cat Stevens. Cuando la escuche por primera vez, yo era como el hijo. La última vez se escapaba por debajo de la puerta de mi hijo Pau. Y me emocioné: ahora él es el hijo y yo ya soy como el padre.

UNA PELÍCULA  La vida de los otros, de Florian Henckel von Donnersmarck. Sacrificio anónimo, agradecimiento anónimo. Qué grandeza.

 

 

 

1 Comment

  • El sábado estuve en un taller en Deletras, sobre buena letra, y me encantó!!!! El buen gusto y el ambiente que allí se respira es muy inspirador. Disfruté mucho haciendo caligrafía y me dieron unas cuantas claves para lanzarme al lettering. Gracias!!! Seguro que repetiré 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to top
 
Términos y Condiciones | Política de Privacidad | Política de cookies